martes, 17 de marzo de 2015

Mojácar vs.Chicago



Isabel Zamora era lavandera en Mojácar, Almería, allá por los albores del siglo XX y parece que además, señorita de muy buen ver, opinión que no sé si todos compartían, pero seguramente sí el médico del pueblo, el doctor Ginés Carrillo, presunto beneficiante de la moza. Digo presunto, porque su septuagenario hijo Diego se toma a chufla todos estos rumores que le persiguen desde que tiene memoria.

Fruto de semejantes relaciones, nació una criatura de padre no confeso por habituales motivos interclasísticos, además de cualesquiera otros que pudiera haber habido, pero como donde Dios cierra una puerta, abre una ventana, un caritativo anciano del lugar, don José Guirao, se prestó a apellidar a la criatura, que pasó a llamarse José Luis Guirao Zamora, caridad que no fue suficiente para que los lugareños dejaran de recordar la bastardía del muchacho en cuanto la ocasión se lo permitía.

Flora y Elías Disney
Estando así las cosas, Isabel tomó las de Villadiego y se marchó a vivir a Palomares con unos familiares, que tampoco debían estar muy conformes con su residencia porque poco a poco fueron emigrando a los Estados Unidos de América. Ella se les unió enseguida, yéndose a vivir con un hermano a Chicago.

Hay quien dice que a Isabel no le sentó muy bien el viaje y enfermó. Otros que viendo que tendría un mejor futuro, simplemente dio a su hijo en adopción a sus vecinos Flora y Elías Disney, él carpintero y ella modélica ama de casa americana, madre ya de tres churumbeles, tras lo cual, se volvió a España a empezar una nueva vida, pero lejos de sus faltosos vecinos de Mojácar. Conoce al comerciante Samuel Mompó, se casa con él y se traslada a Valencia. En el Cementerio General de Valencia hay un mausoleo con los restos del matrimonio. El pequeño José Luis se rebautiza como Walter Elías Disney en junio de 1902 y se convierte en un miembro más de la familia del carpintero.

Walt Disney
Llegan los años cuarenta y el señor Hoover descubre una mina informativa en el seno del mundo del cine; alguien que le puede llevar a descubrir comunistas a diestro y siniestro estimulado por un inocente soborno: Walt Disney. El papá del FBI manda a tres de sus hijitos enfundados en impecable traje gris a la humilde Mojácar, donde no había ni electricidad, con el mandado de buscar y rebuscar la partida de nacimiento del papá de Mickey Mouse. Parece ser que se fueron tal y como llegaron pero con el traje más arrugado. O Walt no había nacido en Mojácar o la guerra había dado buena cuenta de ese y muchos otros documentos, lo que había sucedido en montones de archivos en todo el país. Sin embargo hay quien dice que sí la encontraron y arrancaron del libro correspondiente, llevándosela a su jefe Edgar para que pudiera ponerse manos a la obra con su particular caza de brujas, en la que por todos es sabido, Walt Disney colaboró activamente. ¿Para evitar que su nombre, José Luis Guirao Zamora, saliera a la luz? ¿Para ayudar a combatir el comunismo obteniendo como premio que el FBI ocultara su origen almeriense? 

Se cuenta que Walt Disney hacía viajes medio escondido a Valencia para visitar a su madre. También parece que habló a Salvador Dalí de su origen andaluz, pero en la factoría Disney prefieren seguir diciendo que Walt nació en Chicago y que no tiene nada de español. Su supuesta familia de Mojácar se lo toma con filosofía y la paciencia que dan muchos años de oír la misma cantinela. No parece que se les mueva ni un músculo por si sí o si no y dicen entre risas que les hagan una prueba de ADN.

Ahora ya les corresponde a ustedes pensar lo que más les plazca: ¿Walter Elías Disney, natural de Chicago o José Luis Guirao Zamora, natural de Mojácar?





No hay comentarios:

Publicar un comentario